martes, 19 de abril de 2011

Focaccia integral al aglio e olio

Whole Kitchen en su propuesta salada para el mes de abril nos invita a preparar Focaccia.

La comida italiana me encanta y aunque suelo cocinarla en casa también me gusta mucho ir a restaurantes, en donde es común que antes de ordenar te lleven una canastilla con pan de diferentes tipos y entre ellos generalmente incluyen focaccia. Aunque es un pan que me gusta mucho nunca lo había hecho antes porque pensaba que quizá sería complicada su preparación, pero ahora que lo he hecho en realidad es bastante sencilla. El secreto de este como de otros panes es mantaner la masa a una temperatura constante para que levanten. Esto último es curioso porque no siempre levantan como uno quisiera pero en esta ocasión que mi focaccia debió de haber quedado más baja subió mucho y me quedo alta y esponjada, no se si fue que el molde le quedó pequeño o se mantuvo muy bien la temperatura, pero el caso es que quedó casi del doble de grosor que debe tener, aunque no tengo queja del sabor que quedó muy bueno. Este pan es muy versátil porque se puede preparar la base y dejarla así o se le puede agregar diferentes ingredientes en la superficie lo que hace que quedé con muchas presentaciones y combinaciones de sabores. En esta ocasión por ser la primera vez preparé una focaccia con un topping muy sencillo de ajo y aceite. Pero no se hable más y manos a la obra, les dejo la receta para que hagan sus propios panes con los ingredientes que más les guste.
Ingredientes:
375 g de harina de trigo
125 g de harina de trigo integral
125 ml de agua tibia
12 g de levadura fresca
250 ml de agua fría
5 g de sal
2 cucharadas de aceite de oliva
Para el aglio e olio:
4 dientes de ajo grandes picados finamente
2 1/2 cucharadas de aceite de oliva
Preparación:
Mezcle la levadura con la mitad del agua tibia. Deje descansar en un lugar tibio durante 10 minutos o hasta que se forme espuma.
Mezcle 125 g de harina con la sal y haga un hoyo en el centro. Agregue el resto del agua tibia, el agua fría y el aceite a la levadura y vierta la mezcla en el hoyo.
Incorpore poco a poco la harina al líquido, hasta que lo absorba. Agregue otros 250 g de harina. Cuando la masa se empiece a poner demasido dura como para revolevrla, forme un bollo con las manos.
Amase el bollo durante varios minutos hasta que la masa esté elástica, utilice la palma de la mano para estirarla hasta que tenga un grosor de 1 cm. Se puede poner de forma circular o rectangular.
Ponga la masa en una charola o molde para horno, cúbrala con un paño limpio y déjela levar otro 30 minutos.
Con los dedos haga hoyos por toda la superficie de la masa para que en ellos se acumule el aceite de oliva. Déjela levar una hora más o hasta que doble su tamaño.
Caliente el horno a 200 °C.
Este es el momento en el que haremos la especialidad que corresponda: añadir aceituna negras y mejorana, añadir gorgonzola, romero fresco o ajo y aceite que es la que yo elegí.
Hornee de 10 a 11 minutos, hasta dorar los bordes. Deje enfriar 5 minutos. Sirva caliente o tibia.

Print Friendly and PDF

6 comentarios:

  1. Wow, te ha quedado muy subida! tiene una pinta riquisima... a mi no me acabó de subir cómo esperaba, pero es un tentempié que de todas las maneras está muy bueno!
    Un beso y suerte, Cris.

    ResponderEliminar
  2. No conocía esta cocina virtual!!! me encanta...y me quedo...es lo bueno de whole kitchen que nos permite conocer más y más cocinas de la web...bien por ellos

    Tu focaccia...perfecta no?...un besito

    ResponderEliminar
  3. Me encanta tu focaccia! Con harina integral seguro que estaba buenísima!
    Besitos

    ResponderEliminar
  4. Te ha quedado genial la Focaccia.
    Un besito

    ResponderEliminar
  5. ¡Que buena! Te ha quedado estupenda.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar